Cómo trabaja

El trabajo del logopeda pasa por varias fases, desde la primera toma de contacto con el niño hasta su tratamiento. A su vez también cumple con una serie de funciones: prevenir, evaluar, diagnosticar, tratar....


El logopeda recoge información sobre el paciente en una entrevista inicial que le servirá para la evaluación y el diagnóstico que más adelante llevará a cabo. Además, informa a los padres, les orienta, les modela, les tranquiliza, despeja dudas y ofrece soluciones y consejos.


Durante el proceso de evaluación el logopeda realiza una observación del niño mientras juega o realiza alguna actividad. También administra pruebas y protocolos relacionados con las dificultades que muestre el niño.


Después de evaluar, el logopeda marca los objetivos que ha de seguir en el tratamiento logopédico. La rehabilitación logopédica tiene como finalidad conseguir el nivel más alto de mejoría al que el paciente puede llegar. La familia juega un papel muy importante en esa mejoría, aplicando día a día cada uno de los consejos que nuestra profesional le sugiere.